jueves, 10 de enero de 2008

Plantas

Desde siempre me han llamado la atención las pequeñas plantas urbanas que crecen en los intersticios de los bloques de piedra, de los adoquines...algunas lucen un color, un aspecto, envidiables. ¿Cómo habrán ido a parar a un nicho tan estrecho, tan remotamente posible? ¿De dónde les vendrá el sustento, y cómo es que la multitud de roces posibles no las ha arrancado? Parece realmente que hayan llegado ahí buscando la vida. Qué diferencia si las comparo con mis plantas domésticas, aristocráticas, caprichosas, exóticas, llenas de afectación. Un par de días sin agua, y comienzan a mustiarse. Les afectan todo tipo de enfermedades y carencias, a pesar de su enorme tiesto de tierra abonada. También entre las personas se nota esta diferenciación.

No hay comentarios: