sábado, 15 de marzo de 2008

El paraíso

El cielo, el paraíso, es una propiedad de las cosas. De todas las cosas. Así como todo tiene su color, su peso, su textura, de la misma forma, si observas con detenimiento, puedes percibir, sensorial, físicamente, su parte de paraíso. Algo así como su alma, la esencia que hace que al percibirlas no sean borrones de un determinado color, peso, o textura, que no sean un conjunto de propiedades, sino la proyección de una sensación de ellas mismas dentro de nosotros. La observación de esta porción paradisíaca de cada objeto sume al espectador en una ensoñación, en un ensimismamiento, que le permite recuperarse a sí mismo, identificar también la parte de paraíso que hay en él, y que conecta con todos los otros fragmentos de paraíso, formando uno solo.

No hay comentarios: