sábado, 15 de marzo de 2008

Un día más

Y cada día el sol se pone lo mismo que sale, sobre un planeta en el que básicamente no ha pasado nada. Los ricos siguen en sus ricas camas y los pobres es sus aceras pobres. Y cada día un gigantesco pedrusco da una vuelta más completamente inconsciente, completamente dormido al significado, sólo siguiendo la eterna fuerza que lo obliga a seguir errático y ciego una trayectoria entorno a una estrella como insecto ahogado que gira antes de ser absorbido por el desagüe del tiempo. Y todo esto durará lo que tenga que durar, y si es mucho tiempo o poco, y si es grande o pequeño, y la diferencia entre un planeta y un insecto ahogado, es sólo una cuestión de escalas.

No hay comentarios: