sábado, 3 de mayo de 2008

TANSTAAFL

"There Ain't No Such Thing As A Free Lunch” es una expresión para indicar que nada es realmente gratis. En un buffet libre, el precio y la comida están perfectamente equilibrados (de acuerdo a una estadística que favorece al dueño del restaurante). Cuando te sirven cacahuetes con una bebida, no son gratuitos; se sabe que –estadísticamente- harán que se consuma más. Y así con todo, con la economía, con la sociedad, la vida, la física…con la realidad en general. Simplemente, no es posible obtener algo sin sacarlo de alguna parte, es la más sencilla ley de conservación.

Es sorprendente la cantidad de gente que, ya en el siglo XXI, aún no ha comprendido real, profundamente este concepto básico. Que cree que existe la generosidad, la gratuidad, el desinterés, las modas, la bondad y la maldad. Que cree que hay cosas en la vida que surgen “porque sí”, de la nada, sin obedecer ninguna causa.

TANSTAAFL viene a aclarar estos puntos. Son especialmente engañosos los fenómenos que en principio aportan bienestar al total de la colectividad, y por lo tanto parecen candidatos a signos de progreso, de benevolencia colectiva. Estoy pensando en los sistemas democráticos, los convenios laborales, la seguridad social etc. Todos estos mecanismos han sido instaurados por la sencilla razón de que una sociedad con unos mínimos niveles de bienestar es una sociedad económicamente más estable, menos propensa a las revoluciones por estar más acomodada. Unas sociedad con un mínimo potencial adquisitivo permite una economía de mercado; un empresario obtiene mayores beneficios pagando más a las clases bajas para fabricar productos para las clases bajas (que son mayoritarias) que pagando menos a sus trabajadores y vendiendo productos sólo a las clases altas (que son minoría). Unos trabajadores con mayor poder adquisitivo podrán comprar los productos de su empresa y de todas las empresas de las que tienen acciones sus inversores. Unos trabajadores con vacaciones pagadas tendrán una mayor esperanza de vida, menos bajas laborales y en general, menos quejas, mayor productividad y adhesión al propósito empresarial. Los sectores más desfavorecidos no caerán tanto en tendencias delictivas si son subvencionados y ayudados a prosperar. Todos los movimientos sociales tienen una raíz económica.

En general, se puede concluir que pueden existir otros mecanismos sociales de mayor efectividad productiva, pero serán necesariamente menos estables (como demuestran otras etapas históricas). En resumen: la “benevolencia colectiva”, el mayor equilibrio posible entre los diferentes agentes productivos, favorece la acumulación de beneficios. No existe el concepto de progreso más allá de la optimización de unos pocos parámetros económicos.

No hay comentarios: