miércoles, 11 de junio de 2008

La disrupción

El inspector cruzó el perímetro policial.
- ¿Se ha encontrado algo?
- Sólo sabemos que el niño jugaba en los alrededores del pozo, y al rato había desaparecido.
- ...
- Pero no podemos ver nada de lo que hay en el pozo.
- ¿Cómo?
- En el fondo de ese pozo hay algo extraño...por decirlo de alguna manera, aunque en este caso no hay una manera correcta de decirlo.
- ¿Qué?
- No sabemos qué es, sólo que nadie se puede acercar. Ahí puede estar la demostración matemática de que si las matemáticas son ciertas entonces son falsas, o puede tratarse del origen de la locura, o quizás sea el motivo de que exista el terror, el límite del lenguaje, o eso que llaman dios... En cualquier caso, cada paso que demos en dirección al pozo abandonamos un poco esta realidad. Incluso a esta distancia, uno comienza a notar como si sus frases no le pertenecieran, como si fueran narradas por alguien y reproducidas en la mente de un lector.

No hay comentarios: