miércoles, 17 de diciembre de 2008

Juguetes

Cuando yo era pequeño, muchos juguetes funcionaban a cuerda. Eso, los que se movían; luego había los más inertes, aquellos cuya cuerda era la imaginación del niño. Eran juguetes exigentes, de alguna forma. Te enseñaban a aportar para divertirte, a no ser un simple espectador, un mero admirador de paisajes. Tenías que ser el protagonista y subirte al escenario. No daban algo a cambio de nada.

Ahora muchos juguetes son más activos que el niño en sí. Hablan, caminan, lloran y disparan. El niño apenas tiene que poner de su parte; el juguete está manso, a su servicio. Cuando se le agotan las pilas, las tira y se le ponen otras. Son la generación de juguetes hedonistas; la implicación personal del jugador es prácticamente inexistente.

Y es curioso ver como el tiempo que nos toca vivir se manifiesta como un fenómeno colectivo: cada tiempo se refleja no sólo en sus grandes temas, en su economía, su moda, sus leyes o su política; no hay sólo una cuestión central que irradie a las demás, sino la época salpica un poco a cada cosa, y cada cosa, hasta la más insignificante, está en perfecta concordancia con el resto para acabar conformando la personalidad de su tiempo.

No hay comentarios: