sábado, 24 de enero de 2009

Órbitas

Es difícil mantener una órbita perfectamente circular. Lo fácil es entrar en una espiral. Una órbita espiral es la que describen realmente los cuerpos celestes. Tienen ligeras pérdidas de energía, perturbaciones y accidentes en su recorrido, y nada lo compensa. Así que lentamente, de forma prácticamente imperceptible, decaen.

También cuanto más fracasas, es más fácil que fracases, y requiere más esfuerzo adicional vencer la cobardía, el peso de la experiencia, e invertir el proceso. Y cuanto más éxito tienes, es más fácil que tengas éxito. Lo mismo vale para el dinero. De forma similar, cuanto más tiempo estás triste, más fácil es seguir más y más triste, aunque lo mismo sucede con las etapas optimistas.

En general, son estadísticamente más probables los estados fuera del equilibrio. Es por eso que ni los estados ni las empresas pueden limitarse a permanecer igual, siempre se ven obligados a crecer. En la vida real, no avanzar no significa permanecer, sino retroceder.

Mantener un satélite en los márgenes prudenciales, de forma que no caiga a la Tierra en espiral ni se aleje perdiéndose en el espacio, supone un importante esfuerzo de ingeniería.

1 comentario:

Gabriela clavo y canela dijo...

Eso! la espiral, los cuerpos celestes y las arrieras y el sueño.


Saludos cordiales, buen inicio de semana.


Gabriela