jueves, 7 de mayo de 2009

Distribuciones

Yo lo veo así: me parece que los actos significativos de una vida forman una distribución, algo así como una gaussiana. Están los dos extremos, los actos más nobles y los más cobardes, que son minorías, y un gran centro de actos entorno a un promedio.

Entonces, ¿podemos juzgar a una persona por un acto único? Según lo dicho, un sólo acto miserable es extremadamente muy poco probable en una persona que tiene su "distribución" alejada de de ese punto de bajeza. Es bastante más probable que tenga el centro de la distribución de sus actos más o menos cercano a la acción miserable. Es decir: todos los actos son sintomáticos, indicativos de la tendencia natural.

Yo, personalmente, creo que sí se puede adivinar lo que hay dentro de alguien por unos actos aislados, por sus pinceladas. De hecho, rara vez llegamos a ver mucho más. Pero prestando atención a los detalles, podemos apreciar esos ligeros ademanes, esas pistas, y extrapolarlas. En los gestos, en las palabras, en la ropa, en la forma de andar, en los gustos, arrastramos deconstruida, proyectada, hecha un ovillo, toda nuestra historia.

1 comentario:

Gabriela clavo y canela dijo...

uf! con razón te habías tardado todos estos días para escribir de nuevo!
muy interesante tu comentario, me pone a pensar.

A cuidarse.

gabriela clavo y canela