jueves, 28 de mayo de 2009

Historia

Durante largos periodos de tiempo miro hacia atrás, me paro a analizar los hechos y pienso que he acertado en casi todo. En cambio, durante otras épocas, no particularmente pesimistas, analizo mi pasado y pienso que me he equivocado en casi todo.

Y creo que esa es una de las razones por las que nunca se podrá hacer una verdadera ciencia de la historia: porque el mismo concepto de qué es historia varía con el tiempo. Y es normal, dado que el objeto de estudio es un trabajo in progress, del que se desconoce el final. Podemos pensar la historia sólo "hasta ahora", y por lo tanto nunca podrá rozar la capacidad de predicción científica.

1 comentario:

abraham dijo...

La narración de la historia universal es absolutamente subjetiva y dependerá siempre del historiador que narre la historia. Una prueba de ello es la absencia de figuras femininas importantes en la historia, que han sido obviamente omitidas por el machismo que ha reinado durante tantos años.
Por tanto, si tu eres el narrador de tu propia historia, y los recuerdos son construcciones mentales que dependen del estado mental en el que te encuentres cuando los construyes, es lógico pensar que las construcciones y reconstrucciones que se realicen de tus recuerdos varíen subjetivamente dependiendo del estado de ánimo en el que se realice cada reconstruccion del recuerdo.
La memoria (y la historia) nunca es estática, no es una caja de recuerdos almacenados, sino que es dinámica y subjetiva, es un ente cambiante y transformador y por tanto nunca podrá constituir una ciencia objetiva.