lunes, 30 de noviembre de 2009

La nota

Y por dentro, igual. Seguimos siendo un gran enigma, una gran bola vacía, oscura, impenetrable.
Suena la música. Una nota entra en nuestra cabeza, y luego qué? Dónde va a parar? Podríamos seguirla, localizarla, o se ha perdido para siempre en un océano infinito que cabe en un sombrero?

domingo, 29 de noviembre de 2009

Dios

La isla era toda ella como un gran animal salvaje, como un gran perro negro rabioso, como un monstruo marino emergiendo del océano, como un dios colérico.

Pero en su mismo centro, un río vertical, una elevadísima, blanca y esbelta catarata parecía desplomarse desde el mismo sol, daba la sensación de que los disparos de luz y el agua eran una misma entidad sobrenatural.

La nube de ínfimas e infinitas gotas dispersadas a su alrededor bailaba, como motas de polvo en un haz de luz, bajo fuerzas apenas existentes. Y dibujaban, en bandadas, rostros luminosos, escenas del pasado y del futuro, en el alfabeto único del todo y la nada.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Entrevistado #2

Cuando le preguntamos a aquella señora si pensaba que había habido terceras personas involucradas en la separación de su marido, ella respondió airada:

- Pues claro que ha habido terceras personas!! O es que acaso creéis que si yo hubiera sido la única mujer en el planeta él se hubiera separado de mí? La competencia siempre está ahí, explícita o callada, potencial o real...

viernes, 20 de noviembre de 2009

Nueve

¿Cuándo se han de dejar las cosas? ¿Cuándo es el momento de abandonar? Bien, esta es mi regla personal: una empresa, un país, un proyecto, una familia o una pareja se han de dejar cuando el cambio que han de experimentar para no arruinar tu vida te costaría tanto que arruinarías tu vida intentando producir ese cambio.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Ocho

A veces tengo serias dudas sobre si es más útil para el mundo el profesional que trabaja para un banco y consigue que mis ahorros se multipliquen un 1%, o el trabajo de la persona gracias a la que la camiseta que me pongo por la mañana huele a lavanda.

Bueno en realidad, tras una breve reflexión, se disipan totalmente mis dudas. Y comprendo por qué ciertas profesiones aparecen y desaparecen con los años, y otras permanecen por los siglos de los siglos.