sábado, 24 de mayo de 2008

Líderes

Hoy, sábado, acabo de llegar de una comida de empresa. Durante todo el tiempo me he estado acordando de esos relatos lacrimales de mujeres obligadas a prostituirse por su situación económica... siempre explican cosas como "alejaba mi pensamiento de allí, me concentraba en algún objeto de la habitación y me dejaba hacer". En mi caso, intentaba concentrarme en la rama de un árbol en el exterior del restaurante.

Curioso, verdad? Hay gente que cree que robándote unas horas de tu sábado, de tu tiempo libre, obligándote a compartirlas con ellos, te hacen un favor. Que has de estar feliz y contento de ver a tus compañeros de trabajo unas horas más esa semana. Que probablemente no tienes nada mejor que hacer. Le he dado vueltas a la cuestión, intentando comprender cómo alguien puede llegar a esa conclusión tan naturalmente, cómo se entra en una dinámica de poca consideración hacia los demás. Mi conclusión es: "líderes". Tengo mi propia definición de líder: es alguien que no duda, que cree firmemente en algo. Está relacionado con el concepto de fe. Es como si la población en general fuera un conjunto estadístico, aleatorio, de puntos de vista, y entonces surgiera un elemento que apunta en una dirección, sin dudar, y magnetiza con su campo a los elementos circundantes, que ya tienen una dirección a seguir, y se dejan llevar (total, a ellos les daba lo mismo una cosa que otra...). Los líderes no pueden tener en cuenta todos los puntos de vista, si lo hicieran caerían en el mismo caos desmagnetizado de la población general. Los líderes han de concentrarse en el punto de vista de su empresa, y considerar los demás como secundarios. Ellos saben lo que es bueno para ti, tú no.

Otro indicio claro del liderazgo, de la elección preferente de un punto de vista, es la moral anti-TANSTAAFL; la empresa quiere casi únicamente nuestro bien, es prácticamente una ONG. Es superior a otras empresas porque es buena. El dinero le cae del cielo como premio a esta bondad moral (es casi un concepto religioso no?). En las comidas de empresa, siempre cae un discurso (corto o largo) del líder que nos intenta convencer que lo importante de la empresa es su "carácter", que no es simplemente una máquina de hacer dinero. Lo fuerte es que en algunas ocasiones quien lo dice realmente se lo cree, lleva una empresa pero necesita no verlo como una actividad meramente económica, necesita creer que es algo más. ¿Cómo puede alguien obviar una verdad tan inmediata como el beneficio económico? La respuesta, como en tantos casos fuera del mundo de las empresas, es la misma que antes: "líderes".

No hay comentarios: