lunes, 30 de marzo de 2009

El Nuevo Mundo

Bienvenido al Nuevo Mundo que hemos creado.

Siempre habíamos podido ser esencialmente libres, pero algunas veces lo habíamos olvidado. De puertas para dentro, podemos ser nosotros mismos. Algunas personas entendieron esta verdad y comenzaron a cultivar el Nuevo Mundo dentro de sus casas, como una planta endeble e ilegal. Redefinieron el sentido de la vida, el trato con otros humanos, la escala de valores, el concepto de vivienda, e incluso la dieta típica. Hicieron una burbuja en el espaciotiempo de la civilización, y se permitieron ser lo que quisieran ser dentro de ella. Todo lo que había fuera, el Viejo Mundo, no era más que un país extranjero con que que tenían que comerciar para obtener bienes y servicios.

Lo que comenzó con varios hogares conectados a través de comunidades virtuales, se amplió hasta esta gran comunidad con leyes propias y más humanas.

Aquí tu dinero no vale. Aquí no hay billetes ni prisas. No has de competir por nada. ni demostrar nada, y puedes ser tú mismo. Nadie te va a juzgar.

domingo, 29 de marzo de 2009

Tres

Después, dormí brevemente, el sueño del insecto, el sueño indescifrable y superficial de las bestias, un sueño de sudor y desorden.

No hubo un momento concreto en el que despertase. Pero cuando decidí levantarme, aún más cansado y confuso que al tumbarme, los libros aún continuaban ardiendo débilmente.

El fuego agonizaba como un león y como un desierto y parecía encanecer. Su vida era depredar y ahora todas las víctimas habían entregado cuando podían entregar. Ahora la hoguera debía entregarse a su vez a la Hoguera de Hogueras, al fuego que no conoce fin, debía dejarse sumergir lentamente en las arenas movedizas del Tiempo.

sábado, 28 de marzo de 2009

Dos

Cinco años después de aquella increíble aventura, y de encontrar el tesoro...de nuevo, se enfrentaban a lo cotidiano, aunque fuera otra cotidianidad diferente.

Con cierta tristeza se dieron cuenta de que, por definición, es imposible hacer el hallazgo del siglo todos los días.

viernes, 27 de marzo de 2009

Sinceridad

La sinceridad es una cualidad tremendamente sobrevalorada. ¿Qué seríamos sin poder crear realidades alternativas a la oficial? ¿Primates? ¿Suicidas?

La realidad objetiva no es más que un conjunto de puntos de vista, normalmente promediados por el peso del dinero. Por eso, la mentira es vista como una ruptura del contrato colectivo. Como una infidelidad, más que como una falta de honestidad, o de rigor. No se condena la falta de objetividad sino el timo malicioso. Es típico: la instauración de un pecado suele estar destinada a proteger el consenso, el bienestar material de la colectividad.

Como tantas ilegalidades, la falsedad tiene su vertiente chic, más o menos permitida; esa maldad minúscula que es necesaria para sobrellevar el día a día y te permite sentirte como un niño malo, como un pequeño rebelde. La vertiente legalizada de la mentira se llama arte.

jueves, 26 de marzo de 2009

Uno

Todo lo que ves, algún día será destruido. Mira a tu alrededor y busca lo más sólido que puedas encontrar. Una pared, el pavimento, una moneda. Todo, todos los átomos, sin excepción, en algún momento seguirán su viaje por el universo, del que su agrupación actual es tan sólo una brevísima parada.

miércoles, 25 de marzo de 2009

Jefes

Hay dos actitudes posibles entre los jefes: la actitud de cliente y la actitud de profesor.

Muchos jefes simplemente asumen que su autoridad está basada en su cargo, o en su sueldo superior. Piden que hagas algo, y se ha de hacer. El cómo se ha de hacer, es cosa tuya. Dicen "esto se ha de hacer en X horas"; esperan esas horas y esperan tener el plato en la mesa. Esta es la actitud de cliente.

Otros jefes basan su autoridad en sus capacidades. En su capacidad de trabajo y en su capacidad de liderazgo. Conocen el negocio, se involucran. Saben lo que cuesta hacer cada cosa. Si dicen "esto se ha de hacer en X horas", tú podrás preguntarles cómo hacerlo si no lo sabes, y ellos te indicarán qué método han pensado para poder llevar a cabo esa tarea en esas horas. Esta es la actitud del profesor.

Puntos en contra de la actitud de cliente:

1 - Normalmente ya se tienen clientes, y son otros; son unos señores de otra empresa.
2 - No genera empatía; mira el problema desde lejos y se queja, en lugar de aportar algo para solucionarlo. No es "uno de nosotros", sino un espectador. No es un compañero.
3 - No aporta valor al equipo; su experiencia no se aprovecha en crear nuevas capacidades en otros trabajadores. Nadie aprende nada de él. La empresa consigue resultados pero no valores. Pan para hoy y hambre para mañana; hay un profesional que guía a otros pero no les enseña a guiarse ellos mismos.
4 - Nadie nota que tenga autoridad real. Como de todas formas es un jefe, lo único que puede llegar a inspirar es respeto en el mejor de los casos, y temor en el peor. Pero nadie lo ve como una autoridad, como un gurú al que acudir, sino más bien como un enemigo del que escapar. Es el típico jefe del que todos se ríen en la cafetería, a sus espaldas.

Una vez en me preguntaron cómo sería mi jefe ideal. Yo respondí "más parecido a un director de orquesta que a un sargento". Y me propuse intentar siempre ser fiel a esa filosofía.

martes, 24 de marzo de 2009

Jean-Paul Sartre

Cuando contemplas con perspectiva algo que tú has creado, es frecuente tener una sensación de ajenidad. Algo así como si tu obra hubiera cobrado una extraña autonomía y ya no te perteneciera. La has creado tú, sí, pero hay una parte en la que no te reconoces. Es algo que puede pasar con un blog, un trabajo, un jardín, un hijo o una vida entera.

De alguna forma tú tienes una idea, o mejor dicho un ideal, de lo que debería ser esa obra, según tus planes o tu intención. Pero luego los planes se han ido desdibujando, erosionando con el tiempo, y el resultado es otra cosa. Te miras en ese espejo, y te extrañas.

Y aquí viene el fragmento literario #2 de mi vida, extraído de "El existencialismo es un humanismo", de Sartre:

Porque a menudo no tienen más que una forma de soportar su miseria, y es pensar así: “Las circunstancias han estado contra mí; yo valía mucho más de lo que he sido; evidentemente no he tenido un gran amor, o una gran amistad, pero es porque no he encontrado ni un hombre ni una mujer que fueran dignos; no he escrito buenos libros porque no he tenido tiempo para hacerlos; no he tenido hijos a quienes dedicarme, porque no he encontrado al hombre con el que podría haber realizado mi vida. Han quedado, pues, en mí, sin empleo, y enteramente viables, un conjunto de disposiciones, de inclinaciones, de posibilidades que me dan un valor que la simple serie de mis actos no permite inferir.” Ahora bien, en realidad, para el existencialismo, no hay otro amor que el que se construye, no hay otra posibilidad de amor que la que se manifiesta en el amor; no hay otro genio que el se manifiesta en las obras de arte; el genio de Proust es la totalidad de las obras de Proust; el genio de Racine es la serie de sus tragedias; fuera de esto no hay nada.

Es decir, lo que realmente eres, y a menudo se aleja de la imagen de lo que crees ser, es solamente aquello que haces. Lo tangible. Las realidades que construyas serán lo que te constituyan. El conjunto de bifurcaciones, de decisiones que tomas en la vida, es lo que realmente eres, y nada más. Ninguna de las ideas que bucean en tu cabeza tiene validez ahí fuera si no la traduces al lenguaje de la realidad: la acción.

Y como decía al principio del post, si te alejas unos pasos para contemplar el conjunto de aquello que has hecho, puedes aprender sobre ti mismo cosas que desconocías, quizás porque vivimos siempre un poco en nuestras cabezas. Puedes cerrar en parte la brecha que separa lo que crees que eres y lo que realmente eres, dándote cuenta de los tangibles que has creado. Supongo que es sólo mediante la generación de esos tangibles que puedes, literalmente, realizarte.

domingo, 1 de marzo de 2009

Por uno mismo

Me resulta curiosa la expresión "lo he conseguido por mí mismo", la figura del self-made, del hombre hecho a sí mismo. Siempre que alguien usa esa expresión, normalmente no es tanto para autoafirmarse como para negar que deba algo a los demás.

Es una idea totalmente opuesta a como yo veo la vida. En un equipo de fútbol, por bueno que sea un delantero, si el resto del equipo es pésimo los resultados del equipo serán malos. Alguien que me diga que "gracias a su esfuerzo" ha conseguido una serie de objetivos económicos o posición social, quiere decir que si hubiera nacido en Angola hubiera triunfado igualmente? O quizás quiere decir que si hubiera nacido hace dos siglos hubiera tenido las mismas oportunidades de éxito? Para mí está claro que no se puede negar la contribución del conjunto social a crear un espacio propicio para que sus miembros tengan opciones de conseguir sus propósitos. El medio social no es como un comic de superheroes y supervillanos; es más bien un trabajo en equipo y si el equipo funciona algunos jugadores pueden marcar goles. El medio social es un bloque unitario en el que cada individuo cuenta para todo el resto.

Las señoras de la limpieza con sus impuestos pagan las universidades de los futuros ingenieros. Los obreros de la construcción pagan a policías que velen por la seguridad de ricos y pobres. No se trata de que simplemente cumplan con su papel trabajando; cada uno de ellos ha elegido libremente adherirse al grueso de personas que trabaja para que el sistema funcione. No han elegido otras opciones más fáciles y/o lucrativas que se aprovechan del sistema, sino que han elegido aportar. Si mañana todos esos individuos decidiesen que no quieren continuar con esa mecánica, ningún banquero, empresario o político podría reflotar el país, ni mantener sus "logros personales".

Hemos de tener claro que no puede haber nadie, absolutamente nadie arriba si no hay una base aguantando más abajo. Cuanto más amplia y eficaz sea esa base, será más fácil estadísticamente que pueda existir una cumbre.